Hola, me como un pastel de berenjena y champiñones.

Tartica salada

Estoy enganchadísimo a The Great British Bake Off y después de una semana y pico viendo a alegres amas de casa y encantadores mozos británicos haciendo pan, tartas, pasteles y bollos, quería probar a hacer yo una masa quebrada. Se hace en cuarto de hora y no hay ni que amasar ni mancharse los dedos si tienes el accesiorio picador de la batidora.

He seguido esta receta de la BBC. Las cantidades son las suficientes para cubrir la parte de abajo. Si lo quieres tipo empanada, habrá que hacer el doble, o si sabes estirar muy muy bien la masa con el rodillo puede que tengas suficiente incluso para envolver un edificio, pero yo no soy tan mañoso.

  • 125 g de harina de trigo normal.
  • Una pizca de sal.
  • 55 g de mantequilla en dados.
  • 2 a 3 cucharadas de agua fría.
  1. Ponemos la harina, la sal y la mantequilla en el accesorio picador. Le damos con la batidora unos segundos para que se mezcle hasta que veamos que cambia de color, de blanco a amarillento. Lo que obtenemos tiene que tener una textura como de migas finas, sin que quede ningún tropezón gordo de mantequilla. Se tarda menos de un minuto así que non ti preocupare.
  2. Añadimos el agua fría y volvemos a poner en marcha la batidora otro rato. No importa tanto el tiempo sino que se vea que no es agua con migas sino una pasta que no debemos amasar ni toquitear demasiado para evitar que la mantequilla que contiene se derrita y nos quede un blandiblú graso pegajoso.
  3. Hacemos una pelota con la masa, la envolvemos en film transparente y la dejamos reposar en la nevera durante 10 a 15 minutos. Así conseguimos que la mantequilla vuelva a endurecerse para luego poder estirar la masa.

Mientras tenemos la pelota en la nevera, aprovechamos para preparar el relleno, al gusto. Yo he hecho un sofrito con berenjena y champiñones. Por orden de llegada a la sartén:

  • Un diente de ajo picado muy fino + media cebolla + un cuarto de pimiento rojo para darle color hasta que se poche.
  • Una berenjena mediana en dados con piel y todo hasta que deje de parecer una esponja.
  • Media bandeja de champiñones. Los he cortado en láminas finas. Si ya venían laminados, eso que te ahorras, pero yo los compro enteros.
  • Sazonamos con sal, pimienta, y si nos gusta el saborizante, un poco de pasti de caldo de verduras o de pollo o de lo que nos guste. Yo le he puesto un poco de tomillo.

Mientras tanto, espero que hayáis fregado los cacharros utilizados hasta el momento para que no se os acumule todo al final, porque si tardáis mucho, se queda reseco y eso es lo que da pereza, amigos. Si pasáis de fregar o tenéis lavavajillas, podéis sacar la masa de la nevera y empezar con el siguiente paso.

Precalentamos el horno a 200ºC.

Estiramos la masa con el rodillo como bien podamos. Para mí es una aventura. Para que la masa no se quede pegada en la encimera, tenemos dos opciones. O bien con un poquito de harina en la encimera o bien con una capa de film transparente por encima y otra por debajo de la masa. Mejor cuanto más fina. La colocamos con cuidado en el molde para tartas o el recipiente que vayamos a usar, cortamos los bordes sobrantes y pinchamos la base con el tenedor varias veces para que no suba.

En este punto, también podéis elegir dos caminos. Si tenéis más tiempo, podéis aseguraros de que la base queda bien hecha, crujiente y no empapada por el relleno mediante un procedimiento que en inglés se llama blind baking pero en español, ni idea. Se trata de poner una hoja de papel de horno o papel de plata sobre el molde y colocar encima unos puñados de garbanzos o arroz o alubias (sin cocer, claro) o canicas! Lo metemos al horno con toda la parafernalia durante 15 minutos a 200ºC. Una vez hecho, quitamos el papel de plata y la legumbre. Si tenemos prisa o nos da igual que el culo de la tarta quede un poco húmedo, nos podemos saltar el blind baking.

El siguiente paso es escurrir un poco el sofrito y rellenar con él la base. Idealmente debería estar ya frío o por lo menos, templado. Si en el primer paso hicimos el doble de masa, colocamos con cuidado la parte superior, con los bordes humedecidos para que se quede pegada a la base. Lo pintamos con huevo para que brille. Si no hicimos tapa, podemos cubrirlo con puré de patatas o si nos gusta lo gordo, con bechamel o queso rallado o todo a la vez si estamos de resaca.

Y al horno unos diez minutos o hasta que veamos que tiene un color tostado rico. Desmoldamos, dejamos enfriar ¡y a ponernos gochos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: