Victoria Sandwich

Una tarta muy sencilla pero que sorprende por lo esponjosa y lo buena que está hasta dos días después. No es lo que haría para un cumpleaños porque me gusta complicarme un poco más, pero para merendar o desayunar un fin de semana, es perfecta.

La clave está en la fase del batido y el mezclado. También es importante haber sacado la mantequilla de la nevera una hora antes y que los huevos estén a temperatura ambiente para que al batirlos con la mantequilla, ésta no se vuelva a cuajar, lo que provocaría un bizcocho apelmazado.

Gana mucho si usamos ingredientes buenos; hablo sobre todo de la mantequilla y de los huevos. Yo he usado mantequilla de Soria (no sé si será especialmente buena pero me ha hecho gracia) y huevos de corral, que tiñen el bizcocho casi naranja en vez de amarillo pálido. Estoy haciendo boicot a los huevos de gallinas criadas en jaulas; me gasto veinte céntimos más pero gano en sabor y me quedo con la conciencia un poco más tranquila.

Ingredientes:

  • 225 g de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 225 g de azúcar.
  • 4 huevos a temperatura ambiente.
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla.
  • 225 g de harina.
  • 4 cucharaditas de levadura química.
  • 1 cucharada de leche a temperatura ambiente.
  • Mermelada de cereza, aunque lo suyo es fresa o frambuesa.
  • Azúcar glás.

Preparación:

  1. Precalienta el horno a 180ºC. Engrasa dos moldes redondos con mantequilla y prepáralos con papel de horno en la base.
  2. Bate la mantequilla a temperatura ambiente en un bol grande con la batidora o con una cuchara de madera durante un minuto. Incorpora el azúcar y bate hasta que quede cremoso. Bate los huevos en otro bol junto con la vainilla. Poco a poco, ve añadiendo los huevos batidos a la mantequilla, batiéndolo al mismo tiempo hasta que no quede más huevo.
  3. Mezcla la harina con la levadura en otro recipiente y tamízala sobre el primer bol e incorpora la cucharada de leche. Méclalo suavemente con una cuchara, con cuidado, sólo hasta que no quede más harina visible en la masa. Cuanto menos lo trabajemos, mejor.
  4. Reparte la masa con una cuchara en los dos moldes. Yo lo he pesado, pero se puede hacer a ojo. Hornéalo durante 20-25 minutos o hasta que quede dorado y esponjoso. Lo normal es que suba al doble del tamaño inicial.
  5. Saca los moldes del horno y espera un minuto antes de desmoldar para que el bizcocho se contraiga. Dalos la vuelta sobre un papel de horno en la encimera, quita el molde y la base de papel de los bizcochos y transfiérelos a una rejilla para que se enfríen completamente.
  6. En el plato en el que lo vayamos a servir, coloca uno de os bizcochos boca abajo. Extiende la mermelada y coloca el otro bizcocho encima con cuidado. Espolvorea con azúcar glas.

Tuve un problema porque me pasé con la cantidad de mermelada. Puse un tarro entero de mermelada de cereza, que es muy dulce, y el primer trozo que probé me pareció incomible, y estáis hablando con alguien muy goloso. Tuve que abrir la tarta y quitar parte de la mermelada. Al día siguiente, cuando la llevé para merendar con María José, estaba perfecta: menos dulce y todavía muy esponjosa, y con los sabores más asentados.
La receta está adaptada de la aplicación para el teléfono de The Great British Bake Off de la BBC.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: