archivo

Archivos Mensuales: enero 2013

IMG_0015_2

En esta casa no se tira nada. La parte verde de los puerros, que muchas veces se tira o no se sabe qué hacer con ella, es totalmente comestible y con ella podemos hacer sopas, purés o sofreírla simplemente. Yo me he hecho una especie de tallarines de puerro cortando las partes verdes longitudinalmente. Las he frito junto con una cebolla en tiras y un trozo de jengibre rallado. La salsa de almendras se hace batiendo 100g de almendras tostadas previamente en la sartén con un poco de nata o queso crema y agua hasta que tenga la consistencia que queramos. Si tenemos esencia de almendras en casa, mejora añadiendo un par de gotas a la mezcla. Un poco de pimienta y sal y listo.


Es un poco morramen porque he usado caldo de pescado ya hecho; lo tenía congelado de mi madre de estas navidades (qué rico). He cocido la pasta en el caldo y mientras tanto, he sofrito un ajo con medio puerro cortado en aros, un poco de jengibre rallado, un puñado de gambas y cinco champiñones cortados en láminas. Lo he mezclado todo y he añadido perejil, sésamo blanco y sésamo negro. Y a comer. Lo mejor es el final, cuando ya te has comido la pasta y la mayor parte de los tropiezos y te bebes la sopa directamente del cuenco. ¡Ñam!

Pollo!

Ingredientes (para dos pajaritos o para una persona que coma normal):

  • 2 cuartos traseros de pollo.
  • 4 cucharadas de vinagre.
  • 2 cucharadas de salsa de soja.
  • 1 cucharada de azúcar.
  • 1 cucharadita de sal.
  • Aceite de oliva.
  • 1/2 bolsa de 400g de ajetes y espárragos congelados para revuelto. Si tiene gambas, se las quitamos.
  • 100 ml de caldo de pollo.
  • 1 cebolla mediana cortada en tiras.
  • El condimento que nos guste para el pollo. Tomillo, jengibre, pimienta con limón o curry, por ejemplo. Yo he usado jengibre.

Preparación:

  1. Dejamos 30 minutos el pollo marinando en un bol con el vinagrela salsa de soja, el azúcar y la sal. Encendemos el horno a 200ºC y lo dejamos precalentando. Mientras tanto, salteamos los espárragos y ajetes según las indicaciones de la bolsa. Si son frescos, tardarán un poco más. Los dejamos a un lado para más tarde.
  2. Una vez marinado el pollo, lo doramos por los dos lados en un cacharro para horno (de metal o un pirex), en el fuego de la cocina, con dos cucharadas de aceite. Cuidado, porque cogerá color muy rápido a causa del azúcar, que se carameliza. Lo retiramos a un plato y vertemos el caldo en el recipiente en el que hemos hecho el pollo. Dejamos que burbujee durante 30 segundos mientras raspamos con una cuchara de madera con la intención de que el caldo de pollo deshaga lo que se había quedado pegado al freír la carne. Esta técnica se llama desglasar y sirve para hacer la salsa más sabrosa o crear una salsa donde no había nada; a veces es útil que se nos pegue la comida. Reincorporamos el pollo y añadimos la cebolla junto con los espárragos y ajetes y el condimento. No hace falta añadir más sal.
  3. Lo tapamos y lo metemos al horno durante 40 minutos. Yo lo he tapado con otro cacharro que tengo del mismo tamaño, boca abajo, pero se puede usar papel de plata. Hay que comprobar el horno de vez en cuando; se me ha quemado un poco la cebolla de la base, pero estaba buenísimo igualmente.

DesayunoHoy tengo el día libre y he desayunado esto:

  • Un sofrito con (por orden de incorporación a la sartén):
    • Una cucharada de surtido de semillas para ensalada (sésamo, amapola, girasol y calabaza).
    • Medio pimiento verde, medio pimiento rojo y una cebolla. Todo cortado en tiras.
    • Chorro de salsa de soja.
    • Semillas de mostaza.
    • Sal y pimienta.
    • Un huevo.
  • Tostada con mantequilla.
  • Queso gouda.
  • Té con leche.

Otra vez!

 

Como siga así, voy a tener que cambiar el nombre del blog por Yum, Yum, Calabaza, Calabaza. 

He asado la media calabaza que me sobró de hacer la quiche de la última entrada; una hora en el horno a 200ºC con el corte hacia abajo sobre la bandeja. Mientras tanto, he frito un ajo y dos tomates pelados y cortados en dados y he añadido un trozo de mantequilla (no tenía nata ni nada para hacerlo más cremoso), un dedo de jengibre rallado, un chorro de limón y una cucharadita de cúrcuma, por probar. Tuve que comprar cúrcuma en polvo para el pollo masala y todavía no sé qué más usos le puedo dar.

Cuando se ha hecho la calabaza, la he cortado en dados y la he incorporado al sofrito. He batido todo y he puesto un poco de sésamo negro por encima. ¡Creo que es lo mejor que he hecho con calabaza en la vida!